Ser Responsable

…Y no morir en el intento


2 comentarios

“Tortas” entre la responsabilidad social y la filantropía ¿Amigas irreconciliables?


La donación a Cáritas de 20 millones de euros por parte del fundador del Grupo Inditex, Amancio Ortega, ha encendido de nuevo el debate sobre la filantropía de los millonarios/as, un debate antiguo pero recurrente. Conforme está la situación, y la gran necesidad por la que están pasando nuestro vecinos y vecinas, parece extraño que la gente “se moleste”, cuando menos, o monte en cólera cuando más, como han demostrado comentarios en la red y, por supuesto, a pie de calle.

¿Por qué nos molesta que una persona como Ortega, que se lo puede permitir, ayude a tantísimas personas con un gesto altruista y generoso? Sin lugar a dudas, la capacidad de ayudar a otras personas que tiene este señor no la tenemos el común de los mortales, que con toda nuestra buena voluntad y nuestro sentido de la justicia social apoyamos con nuestros recursos económicos y/o con nuestro recursos humanos, a través del voluntariado, diferentes causas, intentando mitigar una situación que nos parece injusta.

La cuestión es que el poder de hacer el bien va de la mano del poder de hacer el mal, que tampoco en el común de los mortales está al nivel del señor Ortega. Y como bien dice nuestra querida Adela Cortina, “a mayor poder mayor responsabilidad”. Y esa responsabilidad es la que se le está pidiendo al dueño de Inditex, como a los dueños de otras grandes multinacionales como puede ser el caso de Microsoft, otro gran filántropo su dueño, el sr. Gates. Esta responsabilidad es la que empaña estos enormes gestos de altruismo, de filantropía, de solidaridad personal, y que nadie me malinterprete, ¡bienvenidos sean!, pero una cosa no quita la otra, y si tuviéramos una balanza en la que poner en un lado el daño ocasionado por falta de responsabilidad social en las empresas de Inditex y en el otro, el bien realizado por estas donaciones…no sabemos muy bien si el resultado sería equilibrado, o incluso vencería de la parte de los daños ocasionados.

Sigue leyendo

Anuncios


Deja un comentario

IQNet SR10: ¿Otra certificación más?


La Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) ha presentado recientemente en España el Sistema de Gestión Internacional IQNet SR10, y otorgado los 16 primeros certificados del mismo. Estos son, además, los primeros certificados emitidos a nivel internacional de este sistema de reciente creación (28 de diciembre de 2011), privilegio otorgado a la delegación española por estar basada en la anterior RS10, creada por AENOR.

Tras la presentación oficial varios expertos entonaron, no sin falta de razón, el “¿otro certificado más?”. Pero no por esto debemos hacer sombra a una certificación que puede llegue un poco tarde a este lío de normas y certificaciones, pero que puede convertirse en el certificado de referencia a nivel internacional. A favor de este argumento encontramos en este sistema varios aspectos destacables.

Fortalezas de la SR10

En primer lugar, es una estándar Internacional, lo que en un mundo globalizado ofrece una perspectiva más holística que otras certificaciones nacionales, incluso locales, permite la comparabilidad entre países, y tiene en cuenta la cuestión de las empresas que operan en varios países. En este sentido, cabe destacar que la SR10 es de aplicación obligada a todo el NIF de una empresa, es decir, a la misma razón social, pero no nos queda claro que ocurre con empresas que usan un NIF distinto para sus filiales en otros países.

En segundo lugar, para su realización se ha tenido en cuenta la ISO 26000. Según destacó Salvador Román, Gerente de Responsabilidad Social de AENOR, quién nos presentó la certificación hace unos meses en la Mesa de RSE de Castellón, la IQNet SR10 recoge y lleva a la práctica principios recogidos en esta guía, y que por su carácter de guía ISO dejó fuera de sus certificaciones. Con lo que la avala un buen referente para la responsabilidad social a nivel internacional como es la ISO 26000, y suple esa “carencia” que algunos denotaron en la realización al fin como guía y sin posibilidad de certificación.

Y tercero, es integrable y compatible con otras ISO de Calidad, Medioambiente, o con otros sistemas como la OSHAS 18001 de Seguridad y Salud Laboral, sistemas ya conocidos y ampliamente implantados en empresas de todo el mundo, lo que facilita su comprensión y gestión. Para Salvador Román, esto es de suma importancia, “porque SR10 es un sistema de gestión sencillo, pero muy exigente” y es necesario tener algunas de estas certificaciones previamente para aventurarse con esta ISO. “Sin tener mucho trabajo recorrido en RSE no tiene sentido embarcarse en esta certificación”, afirmó Román.

 Debilidades de la SR10

Esta puede ser una de sus fortalezas, y a la vez una de sus debilidades: se trata de una certificación muy completa y exigente, al alcance de muy pocos. A mi modo de ver, no podía ser de otra manera. Una certificación en responsabilidad social lo requiere. Pero ¿cuántas empresas acabaran certificándose con ella? ¿Cuántas organizaciones están a la altura de poder recibir un Certificado de Empresa Socialmente Responsable?

Sigue leyendo


1 comentario

¿Es el decrecimiento un sinsentido, o lo es más un modelo de crecimiento sin crecimiento?


¿Es el decrecimiento un sinsentido, o lo es más un modelo de crecimiento sin  crecimiento? Ésta vino a ser la pregunta que Serge Latouche, prestigioso economista conocido por su defensa del modelo del decrecimiento, nos planteaba para empezar a pensar juntos, sin prejuicios de base, sobre el cambio de perspectiva que este movimiento plantea. Y sinceramente, los argumentos que vino a dar después yo creo que fueron más que suficientes para constatar que si el decrecimiento puede parece en algún momento una propuesta algo provocadora o incluso, como él mismo la definió “utópica”, el crecimiento sin crecimiento es sin más un sinsentido que nos aboca a la miseria y a la más absoluta destrucción del ser humano, y de ello nos sobran los ejemplos. “Como un ciclista que no puede parar de pedalear, porque si no pierde el equilibrio y se cae, el crecimiento se basa en la necesidad de producción y consumo sin detenerse. Y se ha detenido”, enfatizaba Latouche.

La base antropológica de esta dinámica está en el deseo de tener siempre más y mejor, nuevo y mejor, algo que se enseña hasta en las escuelas de negocios. Sigue leyendo


Deja un comentario

Sea responsable, también en sus contrataciones


A veces nos olvidamos de lo más básico. La cantidad de conceptos, ejemplos de las grandes empresas, índices, monitores, documentos oficiales y no oficiales, estudios, y un largo etcétera nos hacen olvidarnos de las responsabilidades más básicas de una empresa, incluso nos llevan a confundir responsabilidad social con los que no lo es, y conviene recordarlas. Las responsabilidades más básicas de una empresa son: 1. Ganar dinero 2. Satisfacer las necesidades de los clientes ofreciendo productos y servicios de calidad y 3. Generar empleo.

Pues sí, esto que parece tan sencillo es responsabilidad social. No hacen falta grandes proyectos, grandes departamentos, grandes acciones filantrópicas, ¡y menos hoy en día! Tener una empresa solvente, que genera un bien para la sociedad, que cumple con sus obligaciones legales y fiscales, y que genera empleo de calidad, puede ser una empresa de las que llamamos “socialmente responsables”. Es hora de volver a lo básico, a la esencia de la RSE.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Sumando sonrisas por el mundo que queremos


Contra la vorágine de cosas negativas que nos inundan día tras día, Margarita Albors y su equipo de Socialnest proponen sonrisas, “sonrisas que muevan el mundo”. Contar cosas buenas, que también ocurren a diario, que nos transmitan positividad y nos motiven a seguir trabajando por un mundo mejor. Y parece que la propuesta dio en el clavo- Suelo acudir a diversas actividades en Valencia, y pocas veces había visto el salón de actos de la Fundación Bancaja lleno. Alrededor de 500 personas dispuestas a contagiarse de esas sonrisas, y a aprender de los proyectos de emprendimiento social a los que Socialnest apoyará este curso.

El emprendimiento social se ha convertido no sólo en una buena alternativa de negocio para hacer frente a la crisis y el paro, sino que además está canalizando los intereses de una gran cantidad de emprendedores que quieren apostar por un proyecto de empresa que no sólo genere beneficios económicos, sino que además de ser rentable económicamente lo sea también socialmente, ofreciendo soluciones a necesidades que no nos son indiferentes a muchísimas personas, como demostraba el aforo a la presentación. La crisis ha demostrado, más que de sobra, que los modelos de exclusiva maximización del beneficio poco van a aguantar, y que asistimos a un creciente aumento de necesidades sociales. A esta situación quieren dar respuesta los diversos modelos de empresas sociales.

Sigue leyendo