Sumando sonrisas por el mundo que queremos


Contra la vorágine de cosas negativas que nos inundan día tras día, Margarita Albors y su equipo de Socialnest proponen sonrisas, “sonrisas que muevan el mundo”. Contar cosas buenas, que también ocurren a diario, que nos transmitan positividad y nos motiven a seguir trabajando por un mundo mejor. Y parece que la propuesta dio en el clavo- Suelo acudir a diversas actividades en Valencia, y pocas veces había visto el salón de actos de la Fundación Bancaja lleno. Alrededor de 500 personas dispuestas a contagiarse de esas sonrisas, y a aprender de los proyectos de emprendimiento social a los que Socialnest apoyará este curso.

El emprendimiento social se ha convertido no sólo en una buena alternativa de negocio para hacer frente a la crisis y el paro, sino que además está canalizando los intereses de una gran cantidad de emprendedores que quieren apostar por un proyecto de empresa que no sólo genere beneficios económicos, sino que además de ser rentable económicamente lo sea también socialmente, ofreciendo soluciones a necesidades que no nos son indiferentes a muchísimas personas, como demostraba el aforo a la presentación. La crisis ha demostrado, más que de sobra, que los modelos de exclusiva maximización del beneficio poco van a aguantar, y que asistimos a un creciente aumento de necesidades sociales. A esta situación quieren dar respuesta los diversos modelos de empresas sociales.

El emprendimiento social, además, está suponiendo un reto para las organizaciones cívicas españolas, asociaciones, fundaciones, Ong´s, que están dejando de contar con importantes subvenciones públicas y patrocinios privados, y necesitan ofrecer hoy mucho más para conseguir apoyos para sus proyectos.

La formación en EE.UU. de Margarita bien le ha valido la pena. A su vuelta tenía claro que quería poner en marcha un emprendimiento social…pero quería ir más allá: “quería ayudar a través de un ejemplo multiplicador”, explicaba en el encuentro. Así fue como creó Socialnest, una incubadora de empresas sociales que durante un curso académico eligen a un grupo de emprendedores para ofrecerles formación, mentorización, visibilidad, y lo que es también fundamental a la hora de emprender: acompañamiento y apoyo emocional. Una comunidad cada vez mayor y en continua expansión.

En resumen, me quedo con unas palabras de la propia Margarita que me parece describen muy bien lo que es Socialnest: “transformamos ideas en empresas que mejoran el mundo”.

 

Los 7 proyectos escogidos este curso son TODOS geniales. Tenemos sin duda ganas de verlos cuajar y despegar. Y ser partícipes de alguna forma de ese florecimiento, aunque sea contribuyendo a darles esa visibilidad que se merecen.

Muy brevemente, dos líneas de cada uno de ellos, a los cuales os aconsejo, por supuesto, seguir la pista! Los que más me impresionaron… Trip Drop, y Cómo quieres vivir. Ahora… la fábrica de jabón me la pido pero ya!

Cómo quieres vivir: proyecto para empoderar y promover la independencia de las personas con discapacidad a través de la promoción de viviendas inclusivas y usables. En definitiva, en palabras de sus impulsores, se trata de “compartir tareas, gustos, y apoyos entre iguales” para poder “ser parte activa de la sociedad y de nuestras propias vidas”.

Fábrica de Jabón: electrodoméstico sostenible de bajo consumo que transforma en jabón el aceite usado de las comidas evitando la contaminación del agua. Ver el vídeo Es genial!

Trip Drop: puente que busca conectar al viajero con una experiencia distinta de viaje: tener la oportunidad de vivir el lugar desde el contacto con su gente. Es una web que recoge necesidades locales de países en vías de desarrollo para que los viajeros que quieran colaborar en el país de destino puedan consultar la web y saber cómo, dónde y a quien ayudar antes de iniciar su viaje a cambio de la experiencia y los aprendizajes proporcionados por las poblaciones locales.

Sostenibilidad a medida: proyecto que desarrolla herramientas, procesos, acciones y estrategias vinculadas a resolver problemas de sostenibilidad económica, social y medioambiental, a la medida de cada organización. Como lo describe su impulsor, Juan José Amate: “mi receta es que no hay recetas”. Se trata de trabajar la creatividad a la medida de los problemas desde la raíz de que “todo se puede hacer de una manera más sostenible”.

Huertos compartidos: proyecto que nace para poner en contacto a través de una plataforma web a quienes quieren cultivar y no disponen de terrenos, con aquellas personas que tienen terrenos pero no tienen tiempo para trabajarlos.

Vida de Estudiante: proyecto que canaliza las oportunidades que ofrece la universidad para el estudiante, para que exploren de forma proactiva el mundo cultural, solidario y profesional.

Obsidiana TV: la primera plataforma web promovida y administrada por las comunidades indígenas.

Recogiendo las palabras de Margarita, la comunidad de sonrisas es muy grande…pero necesitamos más. Siempre hacen falta más personas dispuestas a crear valor para las organizaciones y poner su granito de arena para dejar un mundo más habitable a nuestras generaciones futuras. Así que si te parece importante, ayúdanos a difundirlo y seguir generando sonrisas. Feliz viernes amig@s responsables.

Publicado por Carmen Martí

Apasionada de la comunicación social y la responsabilidad social.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: