Ser Responsable

…Y no morir en el intento


4 comentarios

Storytelling: el arte de contar historias ¿o el arte de inventarlas?


 Se conoce como Storytelling o “arte de contar historias” una técnica aparecida en EE.UU. a mediados de los años 90 utilizada y aplicada desde entonces en áreas tan diversas como la empresa, la política o la guerra. Los managers contaban historias para motivar a sus trabajadores. Los políticos para convencer con sus programas. Cuando uno se acerca por primera vez a este “arte” se imagina algo cercano al contador de historias, cual cuentacuentos o juglar, que narra historias reales que la magia de la narración adorna, endulza, pero al fin y al cabo reales, que de boca en boca mantienen viva la historia vivida.

Pero nada más lejos de la realidad, cuando uno se acerca al storytelling, o como Christian Salmon lo bautiza en su libro así titulado, “la máquina de fabricar historias”, el relato sí que es estremecedor, descubrir la realidad de este “arte” de fabricar narraciones, historias, y que en definitiva, una vez han calado en el imaginario colectivo se convierten en realidades mismas. De esta manera el storytelling  intenta suplir las pérdidas cotidianas con buenas historias, construir una nueva realidad.

Los manuales de marketing que abordan el tema hablan de la autonomía del receptor y su capacidad para moldear las historias. Sin embargo, Salmon en su libro demuestra totalmente lo contrario: “como un relato bien construido es capaz de ser interiorizado por la audiencia, construir sentido, para camuflarse en el mundo real”. “Los grandes relatos que jalonan la historia, desde Homero hasta Tolstoi y desde Sófocles hasta Shakespeare, –nos cuenta Salmon en su libro- contaban mitos universales y transmitían las lecciones de las generaciones pasadas, lecciones de sabiduría, fruto de la experiencia acumulada. El storytelling recorre el camino en sentido inverso: pega sobre la realidad unos relatos artificiales, bloquea los intercambios, satura el espacio simbólico con series y stories. No cuenta la experiencia pasada, traza conductas, orienta el flujo de las emociones, sincroniza la circulación […] establece engranajes narrativos según los cuales los individuos son conducidos a identificarse con unos modelos y conformarse con unos protocolos”.

Sigue leyendo

Anuncios


2 comentarios

2013 ¿El año de la RSE?


Gracias a Cultura RSC por invitarme a escribir esta reflexión que hoy comparto con mis querid@s lectores/as.

10416219-2013-verdeEmpezar, parar, volver a pensar. Repensar, andar, volver a parar. Dos pasitos para delante, uno para atrás. Constatar, asegurar, refundar. Establecer fundamentos sólidos, volver a empezar. RSERSCRC… ¿Ahora sostenibilidad? Definir, redefinir, ¿inventar?

Sentimientos encontrados tenemos los que nos dedicamos de lleno a la responsabilidad social, los que es nuestra vida, nuestra pasión. ¿Será el 2013 el año de la responsabilidad social? ¿Aceptaremos todos por igual una única definición? ¿Refundaremos la recién estrenada definición de la Comisión Europea? ¿Superaremos baches? ¿Se pondrá en marcha de nuevo el Consejo Estatal de RSE? ¿Desaparecerá? ¿Tendremos un Plan Nacional de RSE? ¿Servirá para algo? ¿Encontraremos los indicadores oportunos para medir lo medible? ¿Aceptaremos que hay cosas que no se pueden y no se deben medir? ¿Pasaran a ser obligatorias ciertas prácticas responsables? ¿Aprenderemos a comunicarnos con nuestros grupos de interés? ¿A escucharles?

Algunas preguntas son de importante respuesta, otras sin embargo no, y como cortina de humo empañan las cuestiones importantes. En resumen, muy en resumen, 2013 será el año en el que no aceptaremos más injusticias, en el que la ética, que está más allá de estos debates, tendrá que ser importante, tendrá que ser escuchada, tenida en cuenta, entrara en los “corazones” de las empresas, en sus core, porque sin lugar a dudas de 2007 a 2012 han sido años de no ética, años de corrupción, de falta de transparencia, años de sombras, de paralizaciones, de miedos, de reticencias. Y estamos sufriendo y seguiremos sufriendo las consecuencias.

2013 será el año de la ética… O no será.

Sigue leyendo