Ser Responsable

…Y no morir en el intento


Deja un comentario

La primavera no llega a la RSE…pero llegará


 

II Rsencuentro

Hace unos meses Diario Responsable titulaba así uno de sus boletines de marzo como intuyendo lo que estaba ocurriendo… ¿Cómo va llegar la primavera a la RSE si nos faltaba nuestro anual RSEncuentro? IMPOSIBLE

El año pasado por esas fechas estaba gestándose algo mágico. Un encuentro informal de profesionales de todo tipo con un interés por la responsabilidad social: estudiantes, directores y responsables de RSE de empresas grandes y pequeñas, gente del mundo social, académicos, consultores, periodistas especializados. Gente muy diversa unida por un fin común: COnocerse COmpartir COnvivir COoperar COcrear. Conocernos para cooperar en la construcción de un mundo más ético y justo con unas instituciones altas de moral y a la altura de la sociedad, unas empresas y organizaciones éticas y unos ciudadanos corresponsables.

Durante tres días nos RSEncontramos en Vila-real, una no muy pequeña pero tampoco muy grande ciudad de Castellón, a la que acudieron centenar y medio de personas ¡de todos los rincones de España! 150 personas que hicieron hasta 10 horas de viaje para compartir, aprender y colaborar. Para conocerse, establecer vínculos, sinergias, relaciones ganar-ganar.

Tuvimos presencia hasta del otro lado del charco, nuestra querida Caridad de Ecuador, y también del otro lado del “charco” español, nuestra querida Naira que voló desde Las Palmas Canarias para RSEncontrarse.

Fue un momento mágico, un encuentro colaborativo, hecho posible gracias a la colaboración de muchas personas, entidades y empresas, que pusieron lo que tuvieron al servicio del evento: hoteles a buen precio, salas gratis, vino, comida, caterings a precio de coste, publicidad gratis, fotógrafos, imagen y sonido, y unos apoyos inestimables de los voluntarios y voluntarias.  Un sinfín de RSEangels que hicieron posible lo que allí sucedió.

Y tuvimos el sueño de repetirlo. Y como evento colaborativo que es lanzamos a votaciones la celebración del segundo. Y las amigas de la Fundación Cepaim ganaron por muy poco, en una reñida pero amigable pelea a las amigas de In the Move, con una candidatura en el centro de la Península.

Y la capital tienes sus desventajas… que ¡cómo cuesta encontrar espacios gratuitos!! Y buenos precios para los “RSEncuentrorianos”. Y nos tuvimos que ir a septiembre hasta que encontramos a quien amablemente nos cediera sus instalaciones ¡por fin! Nada más y nada menos que el ¡¡Caixaforum!! Y seguimos peleando por el resto de necesidades, porque creemos en la economía colaborativa, aún en la capital, creemos en el apoyo a este tipo de eventos porque sí, porque merecen la pena.

Pero sin duda la capital tiene sus ventajas, y es que estamos a “dos pasos” de todos de los que vinisteis desde Barcelona, Alicante, Castellón, Vila-real, Madrid, Avilés, Valencia, Valladolid, Catarroja, Oñati, Ecuador, Frankfurt, Murcia, Blanes, Elche, Benicàssim, Cartagena, Tarragona, Puzol, Paterna, Santander, La Vall d’Uixó, Málaga, Zaragoza, Almería, Betxí y Las Palmas.

Porque la responsabilidad social real sólo es posible desde la corresponsabilidad, si remamos todos en la misma dirección y creamos el ambiente social propicio para que empresas y ciudadanía puedan actuar de un modo justo y se vean recompensados por ello.

¡Nos vemos los días 14, 15 y 16 en Madrid! Gracias a Cepaim, y con la colaboración de la Fundación Novaterra, y de muchos otros colaboradores, lo haremos otra vez posible. Corre a por tu entrada que se acaban.

yo estuve alli

Anuncios


Deja un comentario

Un imprescindible “Fulgor y muerte de las Cajas de Ahorros”, de Emilio Tortosa


“A los miles de personas desahuciadas, a las personas estafadas con las preferentes, a las familias que no llegan a final de mes, a los millones de jóvenes combatientes en precariedad laboral, a las personas excluidas financieramente”.

“A Merche Fraguas Solé ‘in memoriam’, y a todas las personas de las cajas que a lo largo de una historia de casi 180 años han trabajado para hacer felices a las personas”.

Estos son parte de los agradecimientos con los que empieza Fulgor y muerte de las cajas de ahorros, el último y esperado libro de Emilio Tortosa, quien fuera director general de Bancaja desde 1989 hasta 1998. Mucho dice de quién es Emilio y de lo que se va a leer, que inicie estos agradecimientos hacia la que fue su secretaria, Merche, lamentablemente desaparecida hace apenas unos meses.

Un hombre ante todo honrado, al que se debe gran parte de ese fulgor de las cajas de ahorros. Pues sí, un día causaron “esplendor y brillantez”, generaron  riqueza, hicieron accesible el crédito a las familias y empresarios más humildes, generaron una obra social y cultural que dio pie a muchos proyectos.

Cuando las cosas se echan a perder se nos olvida siempre que hubo una parte buena. Sólo nos quedamos con lo malo, y con la idea de que deben desaparecer. Nos pasó con las cajas de ahorros, y asistimos impasibles a su caída, a su “muerte”. Nos puede pasar, y nos pasa, con la educación, con la sanidad. La antítesis del no funcionar no puede ser el desaparecer. ¿No debe haber un justo medio, que diría Aristóteles? ¿No podemos/debemos poner en la balanza lo ganado y lo perdido?

“A los miles de personas desahuciadas, a las personas estafadas con las preferentes, a las familias que nos llegan a final de mes”, sigue Tortosa en su primera página del libro. Consciente, demasiado consciente diría yo, y movido por el dolor del daño que la mala gestión en los últimos años de las cajas ha hecho y sigue haciendo a tantas y tantas personas.

Artículo completo en Compromiso Empresarial