La RSC, entre la esperanza y la insatisfacción


El título no es mío. Pero cosas que nos pasan a los «seres» de la RSE que estamos “interconectados”, podría serlo perfectamente, porque al escuchárselo, al escuchar toda su charla, me sentí ¡como escuchándome a mí misma!

Fue hace unas semanas en una jornada organizada por la Mesa de RSC de Castellón en la que coincidimos varios amigos, entre ellos mi querido y admirado José Ángel Moreno, quien tituló así su intervención.

José Ángel es para mí una de las personas con más “seny”, que decimos por mi tierra valenciana, en el mundo de la RSE. Un gran sentido común desde la experiencia, porque sabe bien de qué habla.

José Ángel estuvo al frente de la RSE en el BBVA, formando parte también del desarrollo de la interesante iniciativa, impulsada por Manuel Méndez, que es la Fundación para las Microfinanzas de este banco.

También es el autor de un libro para mí indispensable, Entre el fragor y el desconcierto. Economía, ética y empresa en la era de la globalización, escrito bajo el pseudónimo de Gabino Izquierdo (él nos contará por qué), fruto de lo cual se conoce menos de lo que debiera.

Precisamente por esta experiencia como experto de la RSE desde la teoría y desde la práctica, desde la empresa, y ahora desde el mundo social en Economistas sin Fronteras, sus palabras tienen, al menos para mí, tanto sentido.

José Ángel nos invitó a reflexionar profundamente, como él siempre acostumbra, sobre el fenómeno de la responsabilidad social en los últimos 15 años en nuestro país.

Un fenómeno que generó grandes esperanzas en sus inicios, y que en el presente ha generado dos percepciones principales: “la de los expertos que siguen valorándolo muy positivamente. Pero también otra corriente de opinión que ven la RSC con cierto escepticismo y criticismo, por la que me inclino”, por la que nos inclinamos.

Una percepción, matizaba José Ángel, “desencantada con la concepción dominante, con la forma en la que las grandes empresas, que dicen que apuestan por la RSC, la instrumentalizan, apoyadas por escuelas de negocios, expertos académicos, consultoras y auditoras, que se alinean detrás de los intereses de estas grandes empresas”.

Leer más

Publicado por Carmen Martí

Apasionada de la comunicación social y la responsabilidad social.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: