Ser Responsable

…Y no morir en el intento


4 comentarios

Responsabilidad orgánica


8889512-recursos-humanos-conectar-en-red-de-la-empresa-de-rompecabezas-de-piezasLa semana pasada estuve releyendo por última vez los textos del XXII Seminario Permanente de Ética Económica y Empresarial de la Fundación ÉTNOR para su edición para imprenta. ¡Es un trabajo arduo! No voy a decir que no, repasar las 200 páginas que componen el mismo en un solo día para encontrar y subsanar las últimas erratas. Pero la verdad es que, si no fuera por las prisas, ¡como siempre!, es un momento único de repasar las palabras de conferenciantes estupendos y conferencias que te hacen pensar y ver en perspectiva todo el curso. Me he propuesto aprovechar esa dolorosa jornada para mis ojos, sobre todo, compartiendo con vosotros los mejores momentos para mí  y las reflexiones que me suscitan.

Y la primera me surge así, de repente, viendo a Cristina, la señora que limpia nuestra oficina, y recordando un pasaje que me encantó y guarde para reflexionar en otro momento…y ha llegado ese momento. La frase la recordó Francisco Álvarez, que vino a hablarnos de la Economía del Bien Común como “embajador” del movimiento en España, como el propio Christian Felber le ha llamado,  pero no era suya, sino del todavía más increíble Cristóbal Colón, no el descubridor, no, sino alguien todavía más increíble, que es el creador de la revolucionaria empresa social La Fageda, que emplea a 280 personas de los que aproximadamente la mitad tienen problemas mentales (para quien no la conozca recomiendo investigar su web www.fageda.com. Aunque pronto le dedicaremos una entrada en este blog).

Pues decía Cristóbal Colón que cuando tienen beneficios los utilizan para mejorar las instalaciones y crear apartamentos para las personas que trabajan  en la fábrica, para que puedan vivir autónomamente y dignamente con su sueldo. Pero cuando sobran beneficios se dividen entre todos los empleados, desde la señora de la limpieza hasta el presidente, con el mismo cociente de reparto para todos. Y decía Cristóbal Colón que esto es así “porque el beneficio de una empresa lo genera el conjunto de la empresa. Y la señora de la limpieza es muy importante porque cuando viene alguien a visitarme tengo esto limpio, y eso es formidable”.

Formidable es este empresario “loco”, que un día creyó en un proyecto y lo llevo a la práctica, que no necesita que le hablen de economía del bien común o de responsabilidad social, porque no entiende otra manera de hacer empresa. Que cree realmente en sus palabras, en que todos sus trabajadores son vitales para él, y que no sólo dice, sino que actúa en consecuencia.

Cristóbal Colón es la verdadera esencia de una responsabilidad orgánica, de una empresa u organización concebida como organismo, en el que todas las partes son de vital importancia para el buen funcionamiento del todo.

En los tiempos que corren de precariedad laboral, nos hacen falta empresarios locos para los que lo más importante sean las personas, todas y cada una de las personas. Y los trabajadores no seamos un número, no seamos prescindibles, no sea un “esto es lo que hay”, y si no la cola del paro está llena…Para tener trabajadores comprometidos, hace falta empresarios comprometidos, dar ejemplo, y Cristóbal es un gran ejemplo. Nos queda mucho por aprender.

Feliz martes, amig@s responsables.

Anuncios


8 comentarios

Responsabilidad e irresponsabilidad ¿equilibradas?


Corrupción, contaminación, huella ecológica, explotación, opacidad, opresión, falta de libertades, represión ante el derecho a huelga, de negociación colectiva, infrasalarios, falta de buen gobierno, de responsabilidad y de ética en general… Crisis, rescates a la banca, desahucios, amnistía fiscal, merma de la educación y la sanidad de calidad, pérdida de libertades, falta de libertad de expresión, empobrecimiento general, crisis de los medios de comunicación,  desmoralización general de la sociedad.

Por desgracia, éstas y otras muy similares son las noticias que recibimos todos los días, en el mundo de la responsabilidad (o irresponsabilidad social, ya quien sabe) y en el mundo en general. Y por noticias no digo sólo las de los telediarios, que mejor no ver, periódicos, radio, etc., sino que monopolizan las propias conversaciones de los ciudadanos y ciudadanas en general, amigos, familiares, jefes. “Todo está mal…todo está muy mal” dicen!!

Sin embargo esta no es “la” realidad. No es la “única” realidad, aunque no sabemos muy bien quien se encarga de priorizarla por delante de otros asuntos y con qué fin, la solidaridad, la economía social, el emprendimiento social, las prácticas responsables, la bioconstrucción, la energía renovable, la moda sostenible, el comercio justo, el consumo responsable, ocupan y preocupan cada vez a más gente. Nunca antes había tenido la suerte de coincidir con tanta gente trabajando duro por una economía inclusiva al servicio de las personas, por un mundo justo, el mundo en el que creemos y en el que podríamos vivir si priorizáramos éstos sobre aquellos asuntos.

Sirvan de ejemplo dos encuentros que tuvieron lugar la semana pasada en los que tuve la suerte de poder participar.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Sumando sonrisas por el mundo que queremos


Contra la vorágine de cosas negativas que nos inundan día tras día, Margarita Albors y su equipo de Socialnest proponen sonrisas, “sonrisas que muevan el mundo”. Contar cosas buenas, que también ocurren a diario, que nos transmitan positividad y nos motiven a seguir trabajando por un mundo mejor. Y parece que la propuesta dio en el clavo- Suelo acudir a diversas actividades en Valencia, y pocas veces había visto el salón de actos de la Fundación Bancaja lleno. Alrededor de 500 personas dispuestas a contagiarse de esas sonrisas, y a aprender de los proyectos de emprendimiento social a los que Socialnest apoyará este curso.

El emprendimiento social se ha convertido no sólo en una buena alternativa de negocio para hacer frente a la crisis y el paro, sino que además está canalizando los intereses de una gran cantidad de emprendedores que quieren apostar por un proyecto de empresa que no sólo genere beneficios económicos, sino que además de ser rentable económicamente lo sea también socialmente, ofreciendo soluciones a necesidades que no nos son indiferentes a muchísimas personas, como demostraba el aforo a la presentación. La crisis ha demostrado, más que de sobra, que los modelos de exclusiva maximización del beneficio poco van a aguantar, y que asistimos a un creciente aumento de necesidades sociales. A esta situación quieren dar respuesta los diversos modelos de empresas sociales.

Sigue leyendo